Línea telefónica de bancarrota

Houston, TX. 04 de marzo de 2009 – El Decreto de Protección al Consumidor y del Abuso de Bancarrota, también conocido como BACPA por sus siglas en inglés, no sólo cambió la ley de bancarrota, también creó una gran cantidad de confusión y desinformación entre los consumidores, los medios e incluso los acreedores. En un intento de clarificar la confusión, el despacho legal Busby & Asociados, P.C., localizados en Houston, Texas, ha lanzado un número telefónico gratuito para consumidores de bancarrota, 1-888-422-6423, que dará respuesta a las preguntas generales acerca del decreto.

Esta línea se dirige a las dudas e inquietudes de los individuos que se enfrentan a  demandas, ejecuciones hipotecarias y/o reposición, particularmente de los individuos que pueden contemplar la bancarrota debido a sus deudas. La línea es una creación del abogado de bancarrota Michael G. Busby Jr., quien junto con un dedicado equipo de profesionales, pasó varias semanas del verano de 2005 asistiendo a diversos seminarios a nivel nacional para obtener la preparación necesaria para la implementación de la reforma del decreto.

Muchos consumidores están presentando quejas contra las agencias de cobros ya que están declarando que los consumidores no pueden solicitar la bancarrota o que el consumidor no califica para la misma como resultado del nuevo decreto, comentó Michael Busby Jr., un socio del despacho que se especializa en bancarrota del consumidor, derecho familiar y derecho penal.

Aunque  el Decreto le haya sumado complejidad a la situación, no ha eliminado las opciones de los consumidores que se enfrentan problemas de deudas y  agregó.

Alrededor del 80% de esos consumidores que están considerando la bancarrota cayeron bajo el promedio de ingresos en su estado. El ingreso promedio es expedido por la Oficina de Censos de Estados Unidos y es determinado por el tamaño de la residencia y el ingreso. Si el deudor está por debajo del ingreso promedio, entonces existe la posibilidad de calificar por el Juicio de Quiebra del Capítulo 7”.

Juicio de Quiebra del Capítulo 7 vs. Juicio de Quiebra del Capítulo 13

El abogado Michael Busby Jr. agregó “para aquellos deudores que se encuentran dentro del 20% del ingreso medio-alto, esto no significa que queden excluidos de solicitar la bancarrota, pero en su lugar se debe llevar a cabo un examen llamado “examen de recursos”.

Bajo el “examen de recursos” el ingreso del deudor es determinado por los últimos seis meses de ingresos recibidos y esto es la pauta para establecer si solicitar el Juicio de Quiebra del Capítulo 7 es aplicable o no o si el Juicio de Quiebra del Capítulo 13 es requerido para liquidar la deuda. Muchas variables están involucradas para determinar la elegibilidad del Capítulo 7 contra el Capítulo 13”, continua Busby.

Las nuevas regulaciones apuntan hacia la necesidad de asesoría profesional para cualquiera que busque obtener la protección de la bancarrota.

Para la mayoría de los deudores el papeleo necesario es el mismo. Aun así, una constante es que todos los deudores deben de pasar por una consejería de crédito antes de que el caso pueda ser presentado. La política está detrás de los requerimientos de la consejería de crédito y sirve para alentar al deudor a crear un plan de manejo de deudas o una consolidación de sus tarjetas de crédito con una entidad que no obtenga ganancias. Las entidades aprobadas para dirigir la consejería están, en su mayor parte, bajo un análisis de presupuesto, el cual concluye que la solicitud de bancarrota es la única opción. Busby % Asociados, P.C. proporciona al deudor con una lista de proveedores autorizados.

Incluso si un deudor no puede solicitar el Juicio de Quiebra del Capítulo 7, Busby & Asociados, P.C., recomendaría el Juicio de Quiebra del Capítulo 13 en lugar de una consolidación privada. Generalmente, el plan de pagos propuesto en el Capítulo 13 es más fácil de pagar para el deudor que un pago de consolidación. Además, muchas veces en el Capítulo 13 el deudor  no puede pagar el 100% de las tarjetas de crédito. La mayoría de las veces no hay intereses sobre las tarjetas de crédito y no hay problema en tratar de negociar unas tasas de interés más bajas, como las de la consolidación privada. Al mismo tiempo, las penalidades y las cuotas por encima del límite no pueden ser gravadas contra el deudor. Finalmente, el deudor puede consolidar la deuda en el Juicio de Quiebra del Capítulo 13, el cual no puede realizarse en una consolidación privada.

Para más información acerca del Decreto de Protección al Consumidor y Abuso de Bancarrota, bancarrota, derecho familiar o derecho penal, contacte a Michael Busby al 713-974-1151 o sin costo al 888-422-6423 o visite nuestro sitio www.busby-lee.com.